• Titulo

    Morfosintáxis de la lengua española
  • Autor (es) / Colaborador(es)

    Andrés Márquez Carrero
  • Institución

    Universidad de Los Andes
  • Tipo Documento

    Trabajo de ascenso
  • Resumen

    Español

    Este trabajo está escrito para servir de texto en la Cátedra de Morfosintaxis del español. En él ofrezco un enfoque distinto en el estudio de la Gramática. Por un lado, presento la exposición y solución de los métodos tradicional y estructural que se aplican al conocimiento estrictamente gramatical de nuestra Lengua, de tal forma que pueden deslindarse, con las críticas necesarias, las posibilidades del uno frente al otro. Esta sin embargo, no sería la novedad del trabajo, no obstante ser la primera vez que así se plantea. Lejos de seguir a pie juntillas la doctrina de la mayoría de los lingüistas españoles, lanzo mis propias teorías que difieren mucho de las de aquellos. Pues mientras que es doctrina por todo el mundo aceptada la separación de la oración en simple y compuesta, yo pienso y así lo sostengo que sólo existe ORACION, pura y llanamente sin las clasificaciones que se suelen mantener tradicionalmente. Defino a ésta como toda unidad lingüística capaz de ser reducida a sujeto más predicado. Y por eso para mí, desde el punto de vista del resultado final (Sujeto+Predicado), no hay ninguna diferencia entre la primera y la segunda. Y aun más: dentro de ésta última no hay oración compuesta por coordinación y yuxtaposición. Se trata en tales casos de una adición de ORACIONES para formar periodos. Muy equivocadamente se ha venido enseñando la clasificación de la supuesta oración simple según la actitud del hablante en exclamativas, dubitativas, interrogativas sin parar mientes que se trata más bien de matices o valores expresivos del habla o de la lengua, como puede confirmarse en su lugar respectivo. Compruebo, igualmente lo erróneo del concepto de oraciones unimembres que algunos estructuralistas sustentan basándose en otro no menos falso deseo de querer clasificar el predicado en verbal y no verbal. Sobre esto mis respuestas son muy claras: -Solo existen oraciones bimembres -No hay predicado sin verbo. Esto último nos lleva a una comprobación más: -Todo predicado es verbal. No se justifica, por tanto, esa otra clasificación, ya no estructuralista sino tradicional, de predicado verbal y predicado nominal. Disiento también sobre el llamado Complemento predicativo con el que la GRAE designa a elementos de un predicado de núcleo verbal y los propios del predicado de núcleo nominal. En la estructura de éste último construido con el verbo ser más en nombre término de la preposición para”, llamo, al sintagma nominal así formado complemento preposicional y no objeto indirecto. En las construcciones de infinitivo implementadas por un sintagma nominal doy un procedimiento distinto para su determinación al que explicita el gramático español don Emilio Alarcos Llorach. Cambio la terminología de Suplemento inherente por la de Complemento adherente y mantengo, para el núcleo del predicado nominal, la de atributo, en tanto que para el modificador significativo del nombre, que la GRAE designa con la de éste último, llamo simplemente adjetivo. La distinción de un predicativo y un atributo es precisa. La distribución del adjetivo y de las partes del discurso aparecen simplificados con la ventaja que esto podría implicar para la enseñanza de nuestra Lengua. Por último, ofrezco una metodología clara y precisa, basada en los principios probatorios de la gramática científica. Los que de alguna manera desean conocer y hacer un uso más apropiado del Idioma: podrán disponer ahora de un instrumento sencillo práctico, exhaustivo; coherente y fundamentalmente seguro, capaz de despertar confianza e interés en una disciplina vital para la civilización y el progreso.