• Titulo

    Lugares de la palabra : historia cultural de la(s) biblioteca(s) de la Universidad de Los Andes
  • Autor (es) / Colaborador(es)

    Argenis Arellano Rojas / Luis Manuel Cuevas Quintero / Belkis Graciela Rojas Trejo / Alberto Elias Rodríguez Carucci
  • Institución

    Universidad de Los Andes - Facultad de Humanidades y Educación - Escuela de Historia
  • Tipo Documento

    Trabajo especial de grado
  • Resumen

    Español

    La historiografía acerca de las bibliotecas y los libros en Venezuela ha sido un tema de estudio poco indagado. No obstante, destacamos la labor realizada por los reconocidos estudiosos Ildefonso Leal, Manuel Pérez Vila, José del Rey Fajardo, Millares Carlo, David García Bacca, Pedro Grases y Fernando Báez. Ellos han contribuido a ampliar el conocimiento de tan importante temática de la Historia Cultural de Venezuela. Para el caso de la historia de la Biblioteca de nuestra Universidad de Los Andes, encontramos que la contribución historiográfica abarca aspectos muy puntuales y puede considerarse bastante modesta y significativa en sus alcances. Son importantes los aportes del Dr. Terzo Tariffi, Tablante Garrido, Agustín Millares Carlo, Sara Olmos, Homero Calderón y Pedro Molina, entre otros. No obstante, pese a estos esfuerzos por estudiar la biblioteca y sus libros en la Universidad de Los Andes, carecemos de un estudio sistemático sobre el proceso constitutivo de una de las Instituciones más significativas y trascendentales de la cultura universitaria. Por ello, a través de nuestra investigación pretendemos historiar tan importante Institución, vital para la socialización de los saberes y para el funcionamiento de la academia. Un esfuerzo de esta naturaleza implica por un lado, estudiar en el contexto andino el papel de la cultura del libro, desde sus inicios con el rastreo de los primeros libros que arribaron en tiempos coloniales, hasta la actualidad, y por otro, la creación por decreto en el año 1888 de la biblioteca universitaria, cuyos orígenes vinculan a la institución con La Iglesia. Pero, es el año 1888 en plena época de reorganización de la Institución Universitaria bajo el signo del positivismo, fundacional del espacio bibliotecario moderno, organizado, catalogado y con servicio al público. Su posterior trayectoria la llevaría a convertirse en los años 50 del siglo XX, en la actual red bibliotecaria que supone hoy uno de los logros institucionales y uno de los patrimonios culturales más preciosos de nuestra Universidad, de la ciudad y de nuestra Región Andina. Es importante destacar que la problemática histórica que plateamos en este trabajo nos conduce a la memoria y a la perspectiva crítica que más allá de los datos y de los acontecimientos, se plantea un más allá en la crítica cultural; en efecto, la hermenéutica en el desarrollo de esta investigación se convierte en un instrumento de construcción del sentido o los sentidos plurales del libro y las bibliotecas en nuestra cultura universitaria y política – en el sentido de comunidad – de cara al saber que como sabemos, es misión central como señalaba Ortega, del sendero al conocimiento plural de la Universidad y de una sociedad en constante movimiento. Nuestra investigación en este orden de ideas, incluye necesariamente una perspectiva cultural, pues entendemos a los libros como productos sociales y vehículos de transmisión de saberes, a la vez que son expresión cultural de las bibliotecas que se convierten en consecuencia en espacios culturales y en “puestos” primigenios del saber, lo cual nos permite sumergirnos en el sistema de relaciones producto de la triada Libro-Lector-Biblioteca, relación que constituye el marco de los objetivos primordiales que nos hemos planteado en esta primera indagación de las Bibliotecas Universitarias.